La Caída de un Grande es la Alegría de los Mediocres

mourinho agachado real madrid bayern munich

“¿Lo que han hecho Cristiano y Leo? Ponedle vosotros un adjetivo… que a mi ya se me han acabado todos.” Josep Guardiola

Cuando uno realiza un viaje en bicicleta de larga distancia, hay que tener en consideración siempre que todo lo que sube en algún momento tiene que bajar. Podemos buscar atajos, caminar o que alguien nos lleve, pero aun así habrá algún momento donde el esfuerzo empleado se transforme en satisfacción o el gozo inmerecido te pida un esfuerzo o te tumbe de una bofetada. Es Física. Es la tercera ley de Newton. Es un principio de que a toda acción hay una reacción igual y contraria, que se aplica en la vida, en la muerte, en el trabajo, en la escuela, en la salud, en la comida, en la música… y en el fútbol.

Nuestra generación ronda entre los nacidos en el ’85 y ’90, donde hemos podido vivir conscientemente 4 Mundiales de Fútbol, 3 Eurocopas, aproximadamente 15 Champions League y una infinidad de Ligas internacionales. Haciendo un sencillo flashback mental, el 99.99% podría (OJO, PODRÍA -más adelante explicaré porqué el condicional-) asegurar que nuestros ojos presencian actualmente el mejor fútbol que se haya jugado en una cancha en los últimos 27 años. Los más curiosos y enganchados al mundo de la redonda, se toman la molestia de indagar más en lo antaño y comparar, junto con comprobar, que la fortuna nos ha sonreído y somos partícipes no sólo de la mejor época futbolística de nuestras vidas conscientes, sino que de toda la historia de este deporte en general. La recopilación de resultados, datos, comentarios, antecedentes, historias, videos, noticias y estadísticas, nos dicen que en efecto, la señora fortuna nos está coqueteando descaradamente.

Lamentablemente, lo constante se vuelve normal a los ojos de un humano, por muy maravilloso que sea. Y como todo lo normal en nuestras vidas, no lo sabemos apreciar hasta que lo perdemos por gusto o imposición. Entonces, aquel que no se toma la molestia -y paciencia- de apreciar cada elemento del fútbol actual para darse cuenta lo desarrollado que es técnica y emocionalmente, entra en una ceguera constante de la belleza y un desaprovechamiento de oportunidades emocionales. Traducción: Si te ofrecen vivir bien de a) Ser Futbolista, b) Ser Artista y c) Un Trabajo de Oficina de Telemarketing, aquel individuo está eligiendo la última opción. De ahí viene el PODRÍA.

oficinas de telemarketing

La Exageración

La exageración, es el ingrediente principal del ojo crítico del aficionado y de la prensa, y junto con el fútbol, son como agua y aceite, pero siempre están juntos. El fútbol sin prensa no provoca emociones y la prensa sin fútbol, no existe. Ayer en el Camp Nou, el mejor equipo de la historia quedó eliminado. Hoy en el Santiago Bernabéu, el segundo mejor equipo de la historia corrió la misma suerte. Messi llevaba 57 goles en la temporada. Ronaldo 55. Ambos con récords históricos. Chelsea iba en 6to lugar en la EPL y pasó de milagro contra el Nápoli en octavos de final. El Bayern München iba 2do en la Bundesliga, 10 puntos abajo del líder Borussia Dortmund y una temporada bastante discreta. ¿Qué demonios pasó?

Lo predecible siempre será impredecible. Mucho más si se aplica en el fútbol. Y el talento, por mucho que abunde en un equipo de manera individual o colectiva, siempre irán de la mano con los resultados, los cuales tienen una estampa en la frente que dice “Impredecible por siempre”. De ahí, cualquiera que sea la táctica que se utilice puede funcionar, desde una muralla de 6 en el fondo, con 3 adelante de ellos -uno de ellos como lateral al estilo “Soy Leyenda”: Drogba-, hasta un bombardeo de tiros fuera del área y un Robben convertido en el tercer mejor jugador del mundo actualmente. Y funcionan porque los grandes no son perfectos y también caen.

robben real madrid

Ahí viene entonces el parteaguas que hace a un equipo grande: El saber volver como un Ave Fénix. La mayoría de los aficionados caen en la exageración y no entienden esto. Entonces comienza la lluvia de críticas, burlas y negativas hacia el equipo donde aparecen las palabras “Crisis”, “Fracaso” y “Decepción”. Por favor, no hagan eso y tengan un poco de paciencia -Y CURIOSIDAD-.

En el 2010, Barcelona desplegaba un fútbol espectacular, tal y como lo hace hoy. Sin embargo, “fracasó” ante un muro de concreto sin ninguna intención de atacar, llamado Inter de Milán. La Idea del Fútbol Hermoso (aquí cito a Brian Phillips, un genio para la tinta futbolera) que el Barcelona comenzó a desarrollar con el escuadrón RonaldinhoEto’o, Messi y Deco, perdió una batalla, como la de hoy… pero no la guerra. La guerra la ganó cuando fue considerado popularmente como el mejor equipo de la historia. A pesar de eso, la gente castigó al Barcelona. ¿Cómo? Atribuyéndole una obligación de ganar jugando bonito. Y esa es la gran diferencia que posee este club con el Real Madrid actualmente. Los Catalanes DEBEN de ganar jugando bonito, sino es trampa. Los Madridistas DEBEN de ganar como sea. COMO SEA. Si no ganas como sea, aunque hagas récord de puntos en la historia como Manuel Pellegrini, vas pa’ fuera.

Bien, ¿Qué sigue? Paciencia y memoria. Eso se deriva en tolerancia y conocimiento. El mundo se ha caído porque Fernando Torres eliminó al mejor equipo de la historia con un mísero octavo gol en la temporada. Sí, octavo. Pero este caos surge porque no tenemos memoria. Torres fue considerando en su momento como uno de los mejores jugadores del mundo e inclusive le dió una Eurocopa a España en el 2008 (Sí, de verdad sólo lleva 8 goles en la temporada). Pero Torres es un Fénix como el Barcelona del 2010, como Roberto Soldado, como Argentina en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, como Marcelo Bielsa, como Gus Hiddink, como Salvador Cabañas, como el mismo Zizou en el 2006. ¿Cómo el Madrid? Eso, es lo que veremos en la próxima temporada. Al menos en su duelo personal con el Barcelona, lo ha demostrado poco a poco (3 goles en la Premier, 2 en la FA Cup y 3 en Champions. 8 goles de verdad).

fernando torres barcelona

Por lo pronto, estos dos ingredientes existen en los Barcelonistas y Madridistas de corazón. Los verdaderos. Aquellos que están tristes en su interior con estas derrotas pero agradecidos de ver a sus equipos jugar de esta manera. Aquellos que no andan celebrando y hablando sobre las tragedias de su archirrival como si fuese un éxito propio. Aquellos, que en el fondo de su corazón, se deseaban la victoria el uno al otro, porque soñaban con disputar la pelea final como caballeros… con el rival odiado y amado.

Advertisements

Locura y Autoexilio. César y Gladiador.

marcelo bielsa loco

La Locura puede definirse como la pérdida de la cordura de un desesperado o la reflexión máxima de un genio. Así mismo, la Locura puede despertar sentimientos extremistas dentro de una persona. Si aquella Locura le provee alegría, orgullo y bienestar a una persona, esta misma puede perder la razón y el juicio, cayendo totalmente rendida a sus pies en una asimilación al enamoramiento ciego. Pero si la Locura avergüenza, desprestigia y contamina a una persona, esta se vuelve una víctima de un enemigo irascible con la mente nublada por el orgullo lastimado, con una sed de decapitación digna de un plebeyo en la Roma popular. Al final del día, “Pan y Circo” es lo que nos mueve a todos por dentro, y si el pan está duro y el circo aburre, pase lo que pase pediremos la cabeza de alguien.

Marcelo Bielsa ha sido partícipe de ambas caras de la moneda. César y Gladiador. La Soledad, fuera del campo de juego, es la marca más clara de Marcelo. Una Soledad no por imposición sino que por elección. En el 2009 fuimos testigos de como el Autoexilio, enfundado en dolor y con sed de revancha por orgullo, puede proveer una paz mental que, junto a la disciplina, el estudio, la humildad y la perseverancia, se convierte en la Excálibur de cualquier ser humano.

Sin embargo, este no fue el primer intento del nacido en Rosario. A los 16 años, y en contra de la voluntad de su padre, Marcelo abandonó su nido familiar para seguir su sueño en torno a la redonda. Su nueva familia se llamaba Newell’s Old Boys y su nuevo padre, Jorge Griffa.

marcelo bielsa argentina agachado

Cuando Bielsa cumple 25 años, es entonces, cuando nos muestra la primera señal de aquella búsqueda de la perfección a través del Autoexilio. Marcelo rellena su frustración (de no poder ser un futbolista capaz y destacado) con el análisis técnico y minucioso.

“Prefiero el Protagonismo con la pelota antes que la especulación, y estar en el campo rival antes que en el propio. Más tiempo en posesión de la pelota antes que intentar recuperarla. Utilizar el reglamento para que el juego sea mejor y no para sacar ventaja. Y, en la medida de lo posible, anticipación de todas las líneas en el desarrollo del juego.”

¿Y cómo se puede llegar a conseguir todo esto? Con fuerzas contrarias pero complementarias. Generosidad y Protagonismo. Humildad y Coraje. Reflexión y Esfuerzo. Disciplina y Rebeldía. Un Minimalismo bien definido pero por sobre todo, constante. Así es como puedes conseguir sacar lo “mejor” de un jugador. Y, si indagamos y generalizamos más, lo “mejor” de una persona. Con esta filosofía, Marcelo logró ser el César de Rosario en 1991 y de toda la Argentina, a inicios del 2002. Campeón con uno y líder histórico con el otro.

La Culpa es del Loco!

En Junio del 2002, el dolor, la desesperación y el odio externo, inundaron el interior de Bielsa. La Argentina llegaba mejor que nunca a una justa mundialista y… se iba peor que nunca. El gol de Anders Svensson al ’58 y el pitazo final del árbitro, hicieron olvidar a todo el pueblo argentino del récord de puntos en la eliminatoria y de los títulos, además del carisma y despliegue técnico, de Bielsa. Lo que vino en los días siguientes, fue una semejanza a la película El Perfume, cuando atrapan a Jean Baptiste Grenouille. Y como no, si desde hace 28 años que la Argentina no quedaba eliminada en primera fase.

El pueblo le agarró un odio tremendo. Se convirtió en un Gladiador en pleno coliseo. El Dolor de Bielsa era evidente y profundo. Sin embargo, el Autoexilio se hizo presente hasta 2 años después de aquel momento y en el lapso cumbre de su carrera. Ganó la medalla de Oro en los juegos olímpicos de Atenas 2004 y luego -sorpresivamente para todos- renunció.

¿Después de eso? Máximo Paz, zona aislada, despoblada, de campo y de buen comer, le dieron a Marcelo la calma y la sabiduría que le hacían falta durante un período de “desaparición” mediática de 3 años. El Dolor de haber perdido en un instante lo más amado para él, le hizo buscar respuestas en un estado de reflexión máxima. Marcelo siempre supo que era lo que estaba pasando en el fútbol mundial en ese momento. Recibió múltiples ofertas de clubes importantes en el mundo, las cuales rechazó una por una. Junto más de 30,000 videos de partidos grabados y se volvió en el Google Analytics de un partido de fútbol.

marcelo bielsa chile agachado

El Fénix

En su juventud como estratega, alguna vez comentó en una entrevista “Quiero venirme a Chile o a Suiza. Son países modernos futbolísticamente hablando y que además no están en los extremos como Argentina. Acá, un triunfo o una derrota lo significa todo.” . Cuando Harold Mayne-Nicholls lo contactó para ofrecerle la dirección técnica de Chile, entonces Bielsa escuchó y analizó. Organizó un asado con sus mejores amigos para hablar de fútbol y de un posible escenario como orquestador del país vecino. Lo que sigue ya todos lo sabemos. Revolucionó la historia, la mentalidad y el nivel de un país completo. Futbolística y socialmente. El Minimalismo que Bielsa adoptó en Chile, le otorgó tiempo y energía para enfocarse en lo que realmente importaba, al igual que cuando Steve Jobs creaba un nuevo producto en Apple. Un Minimalismo en el accionar deportivo y en la vida cotidiana, donde vivía en un cuarto pequeño en el complejo deportivo Juan Pinto Durán y salía a comprar al mercado local en bicicleta.

La clave del éxito de Bielsa es que se enfocó en buscar el camino a la felicidad antes que al mismo éxito.

“Soy un especialista en fracasos y sé perfectamente que las adhesiones se pierden cuando se acaba el éxito. Los seres humanos de vez en cuando triunfan. Habitualmente se desarrollan, combaten, se esfuerzan y ganan de vez en cuando… muy de vez en cuando. Éxito y Felicidad no funcionan como sinónimos. Hay gente exitosa que no es feliz y hay gente feliz que no necesita del éxito para serlo. La obligación que tiene todo ser humano es rentabilizar sus opciones para ser feliz.”

En la actualidad, Marcelo goza de la misma situación en Bilbao y Bilbao lo goza por primera vez. Normalmente, la gente reacciona ante la Locura con desprecio, rechazo y miedo. ¿Por qué? Porque es un camino al éxito siendo feliz, pero MUY arriesgado. Y cuando la palabra “riesgo” entra en juego, la gente corre. Sin importar que el éxito los espere al final del camino. Un Loco es un genio obsesivo, más estudioso que los demás y que siempre piensa antes del momento. Es un camino extremista que te lleva al éxito o al fracaso pero… si aprendes a levantarte de un fracaso y absorbes toda la enseñanza del mismo, entonces el fracaso no existe y terminas siendo un genio, entendido o ignorado, amado u odiado, como Marcelo.

marcelo bielsa athletic club de bilbao agachado

Corran! Corran!

Chubby Bubbles Girl Pepe Real Madrid

La “Chubby Bubbles Girl” es un meme creado en el 2009 que apareció por primera vez en el sitio de 4Chain. La identidad de la niña y del fotografo permanecen en el anonimato. Este meme se utiliza normalmente en imágenes modificadas en Photoshop, cuya imagen original es la de una niña rellenita corriendo en un jardín lanzando burbujas.

Third Yellow Card la trae al ambiente futbolero en una imagen que no podría encajar mejor, jaja. Disfrútenla y compártanla!

Dios es Uruguayo

“Al Maracanazo vamos a dejarlo quieto. No se pueda tocar, ya está.” .- Óscar Tabárez

No pude dormir bien y he sudado frío toda la noche. Suena el reloj por fin y me despierto de estar despierto. Salgo de un sueño para vivir otro el día de hoy. Dios es uruguayo. Soy zurdo, pero del nerviosismo me he lavado los dientes con la mano derecha y a la hora de hacer mi maleta, me queda apretada con mi equipamiento, esperanzas, nervios e ilusiones. Sofía me vuelve a decir “Vos podés”, como lo hizo hace 8 años cuando nos tuvimos que separar… no saben lo que significa esa frase para mí. “Vos podés” llegar a la primera. “Vos podés” irte a Europa. “Vos podés” cambiar una fecha histórica como 1950 por 2010. “Vos podés” hacer historia. Decime que no puedo y sólo lograrás que lo haga mejor.

El Soccer City me recibe como un doctor en un parto. Todavía no despierto y no entiendo nada. Un negrito me guía a donde debo vestirme. Todavía no despierto y no entiendo nada. “Vamoh, vamoh carajo” gritan Diego, Maxi y Diego. Todavía no despierto y no entiendo nada. “No se puede tocar, ya está!” dice El Maestro. Todavía no despierto y no entiendo nada. “El Maracanazo Lucho! El Maracanazo! Despertá! Vos Podés!”. Ahora todo tiene sentido. Me pongo los f50 y la remera 9, y despierto.

La mano de Luis Suárez y el mejor partido de Sudáfrica 2010

Como te explico que, cuando estás viviendo un sueño despierto, las piernas no responden, la mente y la boca no se traslapan y que el corazón late más rápido que un doble pedal del baterista de Stratovarius. ¿De dónde sacan ese ímpetu y coraje estas Estrellas Negras que visten de blanco normalmente pero hoy andan de rojo?… Como te explico que lo único negro y blanco que tenemos en la mente, son las imágenes de nuestros momentos de gloria en el antaño, mostrados con orgullo por nuestros padres y abuelos.

Nos empieza a llover sobre mojado. A Jorge me lo pintan de amarillo y no estará con nosotros en la próxima. Diego nos abandona y es cómo si en una partida de ajedrez, te comen al caballo. Y cuando tengo la oportunidad de calmar las aguas y comenzar la historia, Kingson me manda a tomar por culo con un manotazo. Luego llega el descarado que en el último segundo de los primeros 2820, manda a Fernando para un lado, a Don Jabulani para el otro y al pueblo charrúa al piso. ¿Pero quién te creés que sos, Muntari?

A Jorgito me lo tumban como hoja de caña de azúcar cortada por un peruano y es el momento en que, a expensas que nuestro Caballo está en la lona, llega nuestra Reina, de nombre Diego también, para que nos devuelva la sonrisa, el hambre y la esperanza a los 11 en la cancha, a los casi 20,000 en el estadio y a los cerca de 3.250.000 que nos bancan a morir en los 176,000 km2 celestes.

Después de 2 horas de estarnos pegando y persiguiendo, ahora las piernas no responden pero por cansancio. Y nuevamente, llega un descarado que nos quiere tumbar en el último minuto cuando no estamos listos para abandonar el barco. No, Señor! No esta vez. No le puedo hacer esto a Sofía y a Delfina, que ni siquiera la conozco pero ya la amo. Cuando creen que pueden reir, bailar y gozar, les voy a recordar que la Mano de Dios no es argentina ya que por el día de hoy, sólo por hoy, DIOS ES URUGUAYO.

La mano de Luis Suárez y el mejor partido de Sudáfrica 2010: Uruguay vs Ghana

Mi mente está en blanco y sólo veo una tarjeta roja, donde intento reclamar cosas que no se pueden reclamar. Veo a Mensah saltando cual niño de 5 años en Disneylandia, veo a mis compañeros atónitos y con la mirada pérdida, y veo al pueblo ganés con unos ojos con lágrimas llenas de esperanza y alegría. Estoy destrozado. Me quieren echar del terreno pero no quiero. No quiero abandonar a mis hermanos, no quiero abandonar a mi pueblo, no quiero abandonar este sueño. No estamos listos para irnos. Me llevan a la fuerza, envuelto en lágrimas de tristeza, dolor, coraje y frustración. No quiero irme! No quiero defraudar a mi pueblo! Sólo denme 2 minutos más, se los pido por favor!

Estoy destrozado. Cuando pienso que no hay vuelta atrás, llega el bendito travesaño para transportar mi sentir al cuerpo del remera 3 con apellido Gyan. Mi mente está en blanco y sólo puedo gritar, saltar y gozar. Ahora esos ojos de lágrimas llenas esperanza y alegría, se las he robado al pueblo africano para devolvérselas a mi gente. Aquel 1% de esperanza que teníamos cuando me la decidí jugar, la tuvimos. Dios es Uruguayo. Aunque sea sólo por hoy, que importa.

Ahora lo dejamos a la suerte. En cada penalti te querés desmayar. Ahora lo dejamos a la suerte… la suerte de un Loco. ¿Pero quién te creés que sos, Abreu? Que te mato si lo fallás. Que te amo si lo metés. Pero que va mi hermano… “Vos Podés!”. La alegría que le he dado a mis compañeros y a mi gente, vale más que la historia que hemos hecho el día de hoy.

Me voy ahora del terreno, pero me quedaré en la mente de mi pueblo por siempre.

Sofìa es la esposa de Luis Suárez y Delfina es la hija, quien en Sudáfrica 2010 aun no nacía. “Diego” o el “Caballo” es Diego Lugano. “Diego” o la “Reina” es Diego Forlán. “Maxi” es Maximiliano Pereira y “Jorgito” es Jorge Fucile.

Cómo jugar Fútbol en una cultura diferente.

¿Cómo se puede jugar fútbol en un idioma distinto?

Todos los que participamos de alguna manera en este espacio hemos pateado una pelota alguna vez pero, ¿Cuántos han jugado fútbol siendo la única forma de comunicarse con el compañero?

San Francisco es una ciudad muy peculiar. Mundialmente reconocida por sus movimientos culturales en los ’70 y la revolución tecnológica en los ’80, esta ciudad es simplemente una ensalada de culturas en nuestro planeta. Para los que no lo saben, muchas de las ciudades en Estados Unidos se dividen en distritos étnicos físicos, tales como el famoso Chinatown, la Little Italy, el criticado Ghetto y el infaltable Barrio Latino. Estos son los principales distritos que podemos encontrar en ciudades como Chicago, Nueva York, Los Ángeles, San Diego, Houston, Philadelphia, Miami, etc. Sin embargo en San Francisco, no solamente encontramos una variedad más amplia, incluyendo el Japantown, Russian Town, Koreantown, El Distrito Brasileño, etc, sino que también encontramos distritos culturales tales como Castro (El barrio Gay) y el Haight-Ashbury (El antiguo barrio Hippie).

haight ashbury san francisco futbol internacional

El fútbol no está exento de esto. Si bien la cultura americana en torno al balompié no es la más fiel, grande y apasionada dentro del ámbito deportivo del país, el nivel futbolístico es totalmente lo contrario de lo que podamos llegar a pensar. La reacción inicial de uno -como buen latino- cuando te invitan a jugar por primera vez en el país anglosajón, es sentirse confiado, con un aire de soberbia y entrando a la cancha subestimando a los demás de antemano.

“Claro, Estados Unidos siempre ha sido un pelele para nuestro deporte a lo largo de los años, obteniendo más derrotas que victorias cuando nuestras selecciones se enfrentan mutuamente, por lo tanto, no hay posibilidad que en la calle, en el uno a uno, en el ámbito amateur, tengan todavía alguna posibilidad de vencernos.” Aquel pensamiento, me hizo abandonar la cancha de Outer Sunset por primera vez con el rabo entre las patas, el rostro acomplejado y la autoestima por el piso.

futbol internacional cultural san francisco

Y bien merecido me lo tenía por pensar que me iba a encontrar con puras piedras al más puro estilo Alexis Lalas, Jay DeMerit y Brian McBride. Al jugar en una ensalada de culturas, el partido se vuelve como un Resto del Mundo vs Amigos de Messi. Infinidad de estilos, gambetas, mañas, marcas, remates, movimientos, coberturas, pases, carreras y gritos, te envuelven en un abrir y cerrar de ojos. “Venha cá viado!” te grita el Carioca mientras te pinta la cara con una bicicleta. “Это ничего, Педик!” ladra el mastodonte soviético que te tumba en el tiro de esquina. “Na klar, du Schwul. Geh da!”  escuchas con fuerza de tu compañero teutón. “Oh putain, c’est pas possible. Quesque tu fait?” te grita tu compañerito franchute cuando fallaste una clara. “再见, 赶上我” escuchas del asiático que te rebasó como correcaminos. Cuando piensas que estás solo, escuchas las voces mágicas que te hacen sacar lo mejor de ti: “Andá Pelotudo, poné huevoh que los rompemos a patadas, loco!”, “Hey Cabrón, chíngale que estos weyes traen pura madre!”, “Ostia capullo, dale que dejamos a estos tíos flipando”. 

Te acostumbras, le agarras el ritmo y después de 2 meses tenía a Francesco diciéndome: “Hey Fratello, gioco impressionante!” o a Scott: “What a fucking great play we did there, nice man!”. ¿Cómo pasas de un extremo al otro?

jugar futbol en el extranjero internacional cultural

1. No intentes jugar como el otro

Si, el brasileño gambetea todo el tiempo, el asiático corre y posee una técnica exquisita, el alemán o escocés juega muy ordenado y es fuerte, el ruso te muele a patadas o te pone un pase donde quiere. No intentes hacer las mismas jugadas que ellos hacen todo el tiempo. Recuerda que es su estilo de juego y llevan haciéndolo por años, así los han educado futbolísticamente. Aprende de ellos con inteligencia e intenta efectuarlo un par de veces en situaciones no comprometedoras. Acércate y pregúntales porqué juegan así y cual es la ventaja.

2. No impongas tu estilo por sobre todo.

Los demás no vienen a aprender como tu juegas. Llevan un tiempo considerable jugando de una forma y les ha resultado. Lo último que quieren ver es una persona nueva enseñándoles como jugar. Si les interesa tu estilo de juego, ellos mismos se van a acercar a preguntarte o elogiarte.

3. Comunícate con señas o frases sencillas con aquellos que no hablen el mismo idioma.

Con aquellas personas que no comparten el idioma, usa frases muy sencillas en inglés como “Go!”, “Left!”, “Right!”, “Come!”, “Shoot!”, “Good”” o “Here!”. La otra forma es con silbidos peculiares o gestos como aplausos, indicaciones, sonrisas o palmaditas. Jugué con un tipo de Arabia Saudita que no tenía idea de una palabra en Inglés, sin embargo nos complementamos muy bien dentro de la cancha con estos consejos.

4. No alardees de los logros deportivos de tu país.

A los latinos se nos da mucho de alardear de “aquel 9no lugar que conseguimos en la Copa de pre-eliminatoria para la eliminatoria del Mundial de Fútbol de Salón en Trinidad & Tobago en 1947″. Es impresionante ver como los Alemanes o Italianos jamás mencionan un “Ah mira, como en la Copa del Mundo” o un “Primero gana algo y hablamos”. Los logros de nuestros representativos sólo nos causan impresión a nosotros mismos. Ahora, si alguien lo reconoce sin que tu lo hayas mencionado, entonces agradece, coméntenlo y déjenlo ahí.

5. Habla con ellos de su fútbol.

No tienen idea como le brillaron los ojos a Сергей (Sergio) cuando metió un golazo y le dije “великой гол, Дзагоев!” (Qué buen gol, Dzagoev!). Se me acercó y me dijo: “Pero cómo conoces a Dzagoev?!” y se comenzó a emocionar de que sabía mucho más del fútbol ruso de lo que el pensaba. Ellos tienen la humilde idea de que su fútbol es desconocido ante el mundo entero, y cuando ven que no lo es, se sienten muy orgullosos y contentos.

6. No pidas perdón todo el tiempo.

En un principio te impresiona la variedad de estilos que encuentras y la forma de juego de cada uno. Cometes muchos errores y comienzas a pedir perdón por cada uno de ellos. Hazlo al inicio como gesto de cortesía, pero luego que comiences a agarrar ritmo, olvídate de eso. Ellos buscan integrar a la manada a alguien tan fuerte, agresivo y descarado como ellos.

7. Adáptate al estilo de juego del otro.

Si en una jugada, Yao de China, te da un pase y se echa a correr como ratero (su especialidad), ni se te ocurra ponerte a driblear a todo mundo. Retén el balón y regrésaselo con ventaja. Si te pones a hacer jugaditas de toque y gambeta con un brasileño, mantén ese ritmo y no busques que corra 20 metros para un pase a profundidad. Analiza el juego de tus compañeros y adáptate a sus jugadas de vez en cuando. Intenta esto, a mi me funcionó bastante: Haz una jugada a su estilo y la siguiente hazla al tuyo. Sigue ese patrón hasta que se entiendan bien el uno con el otro.

8. Intercambia un movimiento típico de cada estilo de juego.

Ve con el alemán y dile que te enseñe a cabecear. Ve con el chino y dile que te enseñe a bajar el balón con control. Ve con el brasileño y dile que te enseñe una buena bicicleta. Ve con el escocés y dile que te enseñe a pegarle al rival sin que el árbitro se de cuenta. Luego tu enséñales un movimiento típico de tu estilo de juego. Un amigo de Ucrania me enseño a pegarle más fuerte al balón y otro de Sudáfrica a realizar un amague sobre la carrera. De cambio yo les enseñé a hacer un caño y la Rabona. 

jugada bonita rabona truco de futbol

Como ven, el fútbol no tiene fronteras ni idiomas. Si llegan a tener la oportunidad de viajar al extranjero, aunque sea por unos días, no se les olvide llevar sus zapatos y camiseta de fútbol consigo. Averigüen donde se juega fútbol y anímense a integrarse. Les aseguro que será una de las experiencias más divertidas que vivirán.

Los 5 Peores Comentaristas de Fútbol

El Argentino nace y lo primero que ve es un balón de fútbol. Su primer juguete y le dura toda la vida. Práctica, talento o suerte, llámenlo como quieran pero el Argentino nace con el don de amar este deporte y, en la mayoría de los casos, jugarlo de la mejor manera posible. Sin embargo, este don adquirido de nacimiento, no sólo se expresa dentro de la cancha sino que también fuera de ella, detrás de un micrófono.

Lamentablemente, en nuestro país no sucede eso. Si bien, el don de practicar el buen fútbol está peleado con nuestra raza azteca, rara vez rompemos esta ley y sacamos algún prodigio como aquel que hizo deslumbrar el Principado francés y la capital de Catalunya con el 4 en la dorsal, o en la actualidad rompiendo redes con el 14 en Old Trafford. Una vez aclarado ésto, nos adentramos en un ámbito donde -de verdad- no brilla el sol: La locución deportiva.

El ser un buen comentarista no significa tener una buena voz o saberte el nombre de cada jugador, ya que estos valores agregados quedaron enterrados mucho tiempo atrás por el gusto de las nuevas generaciones. El comentarista debe de darle vida al partido con objetividad, humor y un pisca de crítica, ya que a la larga, el comentarista es un crítico más. Quizás por esta razón, es que Christian Martinoli y Barak Fever (pueden ver esta columna para darse cuenta de que tipo de contenido nos entrega Barak), son los únicos periodistas deportivos que llevan la batuta en México en este momento ( a nivel de gustos populares). No por sus trayectorias (totalmente envidiables), ni por sus voces, sino que por el entendimiento del fanático y el contenido que entregan en base a este mismo.

¿Y el resto?

Madre mía, agárrense. Ahí les van.

5. Javier Alarcón

Me gustaría conocer a la persona que le dijo a Javier: “Hey Javier tienes un gran carisma como conductor de La Jugada. Deberías de narrar partidos también, creo que lo harías excelente!”. No, no, no, no. Ya tenemos un comentarista horrible y ex-conductor de La Jugada. No necesitamos otro.

javier alarcon televisa deportes

4. Enrique Bermúdez

Al Perro lo mató el FIFA. Cuando yo llegué a México, por ahí del 2003, me llamaba la atención Bermúdez por 2 cosas: 1) la voz única y pegajosa que poseía y 2) la cantidad de estupideces que decía por partido. Sin embargo, como muchos otros, ahí estabamos fin de semana tras fin de semana viendo algún partido del Atlas sólo para escucharlo, o que mejor cuando le tocaba narrar en la selección. El nivel de tonterías que decía se mantenía en un nivel medio, suficiente para darte una palmada en la cara pero no para cambiarle de canal. Luego vino el caos… ¿Por qué FIFA? En serio, ¿por qué?. Con lo que facturas, puedes traer hasta al mismo Marcelo Araujo. No necesito explicarles lo que significaba jugar 4 o 5 horas al días escuchándolo junto a Peláez decir lo mismo una y otra vez. Fue un trauma grueso. En el momento que lo escuchabas en vivo, no podías dejar de pensar en otra cosa que tus momentos en la consola y la frustración de tener que oir sus puntadas.

enrique perro bermudez televisa deportes

3. Gustavo Mendoza

Podemos aguantar un nombre olvidado, un error de pronunciación, hasta un gol mal cantado. Pero jamás toleraremos un comentarista que se intente hacer el gracioso con frases robadas de un kinder y resulte en algo patético. Su estilo ya nisiquiera nos es indiferente, sino que hasta llega a molestar en sus comentarios con el, también aclamado, Francisco Gabriel De Anda. Cuando saca sus frases de “Le dijo que sí a la pelota!”, “Le dijo que no!” o “Naaaaaaa!”, explotamos como un barro en cara de puberto y cambiamos el canal inmediatamente. A veces los comentaristas quieren asomarse tan rápido con su estilo “innovador” e inventan frases sin su planeación y prueba ante los demás, pensando (sólo ellos) que han descubierto la nueva rutina de Polo-Polo.

gustavo mendoza comentarista fox sports

2. Ciro Procuna

Ciro ha sido participe de uno de los momentos más traumantes en nuestras vidas de aficionado televisivo al deporte más hermoso del mundo. Si de por sí es un martirio escucharlo, algo que quedará en nuestras mentes por toda la vida son los partidos de fase de grupos de la Concachampions transmitidos por él. De verdad, recuerden a lo largo de su vida, el profesor más aburrido que hayan tenido. Imagínenlo ahora dando la clase más aburrida que hayan tenido en un día donde está enfermo. Ahora multipliquen eso por 20 y sabrán de lo que estamos hablando. Como panelista y analista es bastante bueno y no se le va una, pero hay que saber cuando hay límites en ciertas disciplinas.

ciro procuna comentarista espn

1. Raul Orvañanos

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre… bla bla bla… y libranos de Raul Orvañanos, Amén. En Televisa pasaba un poco desapercibido porque su responsabilidad más grande era conducir La Jugada,  y también porque entre integrantes de la misma manada, se camuflajean y se cuidan el uno al otro. Pero cuando Don Raul llegó a Fox Sports, se subió al podio de la infamia en un abrir y cerrar de ojos. Orvañanos junta todos los defectos posibles en un comentarista de fútbol:

  • Se le olvidan los nombres. Sigue atacando el Inter. La tiene Cambiasso que la cede para… el número 7. Cambio de juego para Sneijder (con una pronunciación espantosa) y este con un pase profundo para… Robben, ah no! ese juega en el Bayer Leverkusen (la cereza del pastel).”
  • Una voz más aburrida que un partido de fase de grupos de la Copa Africana de Naciones. Creo que en este punto le gana Ciro Procuna pero aun así tenemos que reventarnos 90 minutos no sólamente con él, sino que además nos ponen a Santiago Puente a su lado como limón en herida abierta.
  • Rey de los comentarios irrelevantes. Que buen partido tenemos Santiago! Ida y vuelta sin respiro! Por cierto… ¿ya te diste cuenta que Eschwuenchteiguer (Schweinsteiger) trae los botines de color negro hoy?“… (¿De verdad Raul? Maldita sea, ¿De verdad?!)
  • No sabes cantar un gol mi estimado. No es culpa tuya. Muchos no lo saben hacer tampoco. Pero hay una regla de oro a la hora de gritar un gol: debe de ser con pasión y debe generar emoción. Si no se puede, no se hace. Mejor apliquen la de los comentaristas europeos y rematen con un simple It’s a goal!, Jawohl!, Gol! del #9 Fernando Llorente.

raul orvañanos comentarista fox sports

Escrito y criticado, es mi más sincera aclaración de que esta columna no atenta nada personal contra ninguno de los mencionados aquí. Es solamente crítica a su trabajo, el cual es el que nosotros podemos exigir a realizarse de una manera que nos entregue algo diferente y satisfactorio. Así que si alguna cabeza alta de una televisora ve ésto, pueden empezar por tomar conscienca acerca de la importancia que tiene el que está detrás del micrófono y que no simplemente por haber sido futbolista profesional, merece estar en aquel lugar.