Palabras De La Jornada

¡Aún No Valen Chetos!

Estudiantes 2-1 Atlante

¡Clásico Empate!

Cruz Azul 1-1 UNAM

¡Le Ladraron Al Gallo!

Querétaro 0-2 Tijuana

¡Rachita De Récord!

Guadalajara 0-0 San Luis

¡En El Norte Se Respetan!

Santos 1-1 Monterrey

¡Manadas Igualadas!

UANL 1-1 Atlas

¡Fiesta En El Averno!

Toluca 3-1 Jaguares

¡Monarca Con Buena Marca!

Puebla 1-2 Morelia

¡Ganó Y No Llovío!

América 1-0 Pachuca

Advertisements

Los 5 Peores Comentaristas de Fútbol

El Argentino nace y lo primero que ve es un balón de fútbol. Su primer juguete y le dura toda la vida. Práctica, talento o suerte, llámenlo como quieran pero el Argentino nace con el don de amar este deporte y, en la mayoría de los casos, jugarlo de la mejor manera posible. Sin embargo, este don adquirido de nacimiento, no sólo se expresa dentro de la cancha sino que también fuera de ella, detrás de un micrófono.

Lamentablemente, en nuestro país no sucede eso. Si bien, el don de practicar el buen fútbol está peleado con nuestra raza azteca, rara vez rompemos esta ley y sacamos algún prodigio como aquel que hizo deslumbrar el Principado francés y la capital de Catalunya con el 4 en la dorsal, o en la actualidad rompiendo redes con el 14 en Old Trafford. Una vez aclarado ésto, nos adentramos en un ámbito donde -de verdad- no brilla el sol: La locución deportiva.

El ser un buen comentarista no significa tener una buena voz o saberte el nombre de cada jugador, ya que estos valores agregados quedaron enterrados mucho tiempo atrás por el gusto de las nuevas generaciones. El comentarista debe de darle vida al partido con objetividad, humor y un pisca de crítica, ya que a la larga, el comentarista es un crítico más. Quizás por esta razón, es que Christian Martinoli y Barak Fever (pueden ver esta columna para darse cuenta de que tipo de contenido nos entrega Barak), son los únicos periodistas deportivos que llevan la batuta en México en este momento ( a nivel de gustos populares). No por sus trayectorias (totalmente envidiables), ni por sus voces, sino que por el entendimiento del fanático y el contenido que entregan en base a este mismo.

¿Y el resto?

Madre mía, agárrense. Ahí les van.

5. Javier Alarcón

Me gustaría conocer a la persona que le dijo a Javier: “Hey Javier tienes un gran carisma como conductor de La Jugada. Deberías de narrar partidos también, creo que lo harías excelente!”. No, no, no, no. Ya tenemos un comentarista horrible y ex-conductor de La Jugada. No necesitamos otro.

javier alarcon televisa deportes

4. Enrique Bermúdez

Al Perro lo mató el FIFA. Cuando yo llegué a México, por ahí del 2003, me llamaba la atención Bermúdez por 2 cosas: 1) la voz única y pegajosa que poseía y 2) la cantidad de estupideces que decía por partido. Sin embargo, como muchos otros, ahí estabamos fin de semana tras fin de semana viendo algún partido del Atlas sólo para escucharlo, o que mejor cuando le tocaba narrar en la selección. El nivel de tonterías que decía se mantenía en un nivel medio, suficiente para darte una palmada en la cara pero no para cambiarle de canal. Luego vino el caos… ¿Por qué FIFA? En serio, ¿por qué?. Con lo que facturas, puedes traer hasta al mismo Marcelo Araujo. No necesito explicarles lo que significaba jugar 4 o 5 horas al días escuchándolo junto a Peláez decir lo mismo una y otra vez. Fue un trauma grueso. En el momento que lo escuchabas en vivo, no podías dejar de pensar en otra cosa que tus momentos en la consola y la frustración de tener que oir sus puntadas.

enrique perro bermudez televisa deportes

3. Gustavo Mendoza

Podemos aguantar un nombre olvidado, un error de pronunciación, hasta un gol mal cantado. Pero jamás toleraremos un comentarista que se intente hacer el gracioso con frases robadas de un kinder y resulte en algo patético. Su estilo ya nisiquiera nos es indiferente, sino que hasta llega a molestar en sus comentarios con el, también aclamado, Francisco Gabriel De Anda. Cuando saca sus frases de “Le dijo que sí a la pelota!”, “Le dijo que no!” o “Naaaaaaa!”, explotamos como un barro en cara de puberto y cambiamos el canal inmediatamente. A veces los comentaristas quieren asomarse tan rápido con su estilo “innovador” e inventan frases sin su planeación y prueba ante los demás, pensando (sólo ellos) que han descubierto la nueva rutina de Polo-Polo.

gustavo mendoza comentarista fox sports

2. Ciro Procuna

Ciro ha sido participe de uno de los momentos más traumantes en nuestras vidas de aficionado televisivo al deporte más hermoso del mundo. Si de por sí es un martirio escucharlo, algo que quedará en nuestras mentes por toda la vida son los partidos de fase de grupos de la Concachampions transmitidos por él. De verdad, recuerden a lo largo de su vida, el profesor más aburrido que hayan tenido. Imagínenlo ahora dando la clase más aburrida que hayan tenido en un día donde está enfermo. Ahora multipliquen eso por 20 y sabrán de lo que estamos hablando. Como panelista y analista es bastante bueno y no se le va una, pero hay que saber cuando hay límites en ciertas disciplinas.

ciro procuna comentarista espn

1. Raul Orvañanos

Padre nuestro que estás en el cielo, santificado sea tu nombre… bla bla bla… y libranos de Raul Orvañanos, Amén. En Televisa pasaba un poco desapercibido porque su responsabilidad más grande era conducir La Jugada,  y también porque entre integrantes de la misma manada, se camuflajean y se cuidan el uno al otro. Pero cuando Don Raul llegó a Fox Sports, se subió al podio de la infamia en un abrir y cerrar de ojos. Orvañanos junta todos los defectos posibles en un comentarista de fútbol:

  • Se le olvidan los nombres. Sigue atacando el Inter. La tiene Cambiasso que la cede para… el número 7. Cambio de juego para Sneijder (con una pronunciación espantosa) y este con un pase profundo para… Robben, ah no! ese juega en el Bayer Leverkusen (la cereza del pastel).”
  • Una voz más aburrida que un partido de fase de grupos de la Copa Africana de Naciones. Creo que en este punto le gana Ciro Procuna pero aun así tenemos que reventarnos 90 minutos no sólamente con él, sino que además nos ponen a Santiago Puente a su lado como limón en herida abierta.
  • Rey de los comentarios irrelevantes. Que buen partido tenemos Santiago! Ida y vuelta sin respiro! Por cierto… ¿ya te diste cuenta que Eschwuenchteiguer (Schweinsteiger) trae los botines de color negro hoy?“… (¿De verdad Raul? Maldita sea, ¿De verdad?!)
  • No sabes cantar un gol mi estimado. No es culpa tuya. Muchos no lo saben hacer tampoco. Pero hay una regla de oro a la hora de gritar un gol: debe de ser con pasión y debe generar emoción. Si no se puede, no se hace. Mejor apliquen la de los comentaristas europeos y rematen con un simple It’s a goal!, Jawohl!, Gol! del #9 Fernando Llorente.

raul orvañanos comentarista fox sports

Escrito y criticado, es mi más sincera aclaración de que esta columna no atenta nada personal contra ninguno de los mencionados aquí. Es solamente crítica a su trabajo, el cual es el que nosotros podemos exigir a realizarse de una manera que nos entregue algo diferente y satisfactorio. Así que si alguna cabeza alta de una televisora ve ésto, pueden empezar por tomar conscienca acerca de la importancia que tiene el que está detrás del micrófono y que no simplemente por haber sido futbolista profesional, merece estar en aquel lugar.

Los 10 Petardos Extranjeros del 2011

Como no recordar a un Lucas Castromán en América, un Daniel Arismendi en Atlante, Ariel Bogado en Atlas, Maximiliano Biancucchi en Cruz Azul, Fofonka en Tecos, Roma de Pumas, Walter Guglielmone en Pachuca, Josiel Da Rocha en Jaguares, Juan Lafatigue en Querétaro, Joaozinho en Morelia, Franco Peppino en Veracruz, Guillermo Marino en Tigres, Erwin Ávalos en Toluca etc…

Los parásitos se hacen presente año tras año y torneo tras torneo en el fútbol mexicano. Cada aficionado tendrá su favorito en su respectivo equipo y cuando escuchamos su nombre en público, nos da una mezcla de dolor de estómago y escalofrío. Este año no fue la excepción y como siempre nos han vendido la historia los entrenadores y dueños de equipos de que un extranjero llega a “cambiar el panorama”, la mayoría de las veces termina en un accionar decepcionante y hasta perjudicante. Algunos de los siguientes jugadores les sacarán una sonrisa, un coraje o simplemente nada ya que ni siquiera tuvieron la oportunidad de hacer ruido en sus equipos.

10. José Sand

El argentino tuvo un inicio flojísimo con los Xolos pero apretó en la recta final. De todas formas no pudo aportar mucho al equipo ya que la temporada en general fue una película de horror. “Pepe” Sand jugó todos los partidos del Apertura 2011, a excepción del último contra los Pumas debido a una tarjeta roja que recibió un partido antes en contra de San Luis. José tuvo un mal torneo anotando 5 goles pero aún así quedando como goleador del equipo empatado con el colombiano Dayro Moreno. Los que lo hemos visto jugar en River y sobre todo en Lanús, sabemos que es un jugador que madura con el tiempo y la confianza del entrenador. Esperemos que así lo haga a pesar de la situación difícil que se le viene a Tijuana el próximo torneo.

extranjeros petardos 2011

9. Dayro Moreno

El colombiano arrancó el torneo como “Super” Richard hace algunos años y hasta lo catalogaban en la prensa como el extranjero del torneo. Igual que el uruguayo, su bajón fue idéntico. La baja de juego fue notoria junto con la de sus compañeros y el accionar general de los Xolos. Dayro no pudo enderezar el nivel que había mostrado en los primeros 5 partidos que jugó consiguiendo un pepino por partido. En la recta final pasó de ser titular indiscutible y anotar goles a entrar de cambio y conformarse con jugar 30 minutos. Talento lo tiene y confianza también, al menos con su selección, que todavía lo sigue convocando para las eliminatorias sudamericanas.

extranjeros petardos 2011

8. Franco Neill

Pequeño pero explosivo, rápido y con un increíble resorte, con el cual competía cabeza a cabeza hasta con los defensas más altos del torneo. Al menos eso fue lo que nos demostró al inicio del torneo cuando tenía la confianza de Gustavo Matosas. Empezó tan bien que hasta un gol anotó en el empate contra los Tigres en el Corregidora en la fecha 1. Luego vino el relevo de Cardozo en el banquillo y al parecer el pequeñito ex-Argentinos Jrs. no obtuvo la confianza por parte del “Diablo Mayor”. Un gol más en la goleada propinada a los Pumas y otro en la goleada recibida ante Morelia, fue todo para el argentino que se acostumbró a entrar de relevo unos cuantos minutos el resto de la temporada.

extranjeros petardos 2011

7. DaMarcus Beasley

El Puebla soltó la chequera con todo al inicio de este torneo para enmendar las hazañas del Puebla del “Super” Chelís pero sin éxito alguno. En los extranjeros, figuraban dos morenazos, uno conocido y el otro no. Duvier Riascos de Colombia resultó dar más resultados con su casi nulo nombre en el balompié nacional a diferencia del que venía con etiqueta de crack debido a su historial futbolístico y palmarés. Beasley venía nada más ni nada menos de jugar una temporada en la Bundesliga con el Hannover 96 y anterior al equipo teutón, 3 años con el Glasgow Rangers en Escocia. Lo de DaMarcus fue un fracaso porqué  tuvo la confianza del entrenador y sólo no vió acción en un partido por estar con la selección nacional. Jugó practicamente todos los partidos completos y sólo consiguió 3 goles.

extranjeros petardos 2011

6. Macnelly Torres

El colombiano tuvo participación constante en el San Luis pero no aportó lo que se esperaba en su contratación. Con un tinte gris, al igual que el club en su mediocre torneo, Macnelly sólo no vió acción en el último partido contra Tijuana, dejando una diana en el registro de goles para el Apertura 2011. Después de su buen paso por Colo-Colo hace algunos años, donde vino de más a menos, firmó por el Atlético Nacional donde también tuvo una actuación en decadencia con algunos buenos chispazos. Todo parece indicar que la cosa va por el mismo lado aquí en el club Potosino.

extranjeros petardos 2011

5. Carlo Costly

¿Saben por qué el Atlas está a punto de descender? Prepárense para el festín rojinegro porque de los 6 lugares que quedan, el equipo tapatío ocupa el 80%. Al Atlas le dió la locura centroamericana como al León hace algunos años y se trajo a un par de Hondureños que dieron más penas que glorias, haciéndole énfasis al terrible momento que vive el cuadro de Paradero. Costly, bien conocido por todos los mexicanos, vino a reforzar la delantera atlista pero el resultado fue una verdadera vergüenza. El hondureño llegó para el clausura 2011 y abandonó al equipo después de 6 meses para irse a vestir los colores del Houston Dynamo, dejando un triste récord de 11 partidos jugados, en los cuales 7 entró de cambio y sólo consiguiendo 2 anotaciones, el empate contra Estudiantes y el único gol en la derrota 3 a 1 ante Atlante en Cancún.

extranjeros petardos 2011

4. Georgie Welcome

El equipo tapatío se ha distinguido por tener los mejores formadores de talento pero unos de los peores reclutadores en todo el balompié azteca. Sin contar a Robert De Pinho y Gonzalo Vargas, no recuerdo a otro extranjero que la haya roto en el torneo local. El hondureño Welcome no fue la excepción y si bien no lo cepillaron como a Costly, tampoco esperamos mucho de él para el próximo torneo gracias a sus paupérrimos números, los cuales nos dejan sólo 8 partidos jugados en todo el torneo en los que en dos, entró de cambio. Al menos puede decir que pudo anotar un gol, él único vistiendo la casaca rojinegra en la goleada recibida por el peor equipo del torneo, el América.

extranjeros petardos 2011

3. Álvaro Maximiliano Arias

“¿Pero quién es este?”, se preguntarán muchos. Arias es un uruguayo que llegó a reforzar la defensa de Querétaro y vaya que la mala suerte le sonrió feo. Ni siquiera sabemos como puede desarrollar su nivel de acoplo en el equipo o que expectativas le deparan para el siguiente torneo, ya que jugó solamente 45 minutos en todo el Apertura 2011. Una rotura de ligamento cruzado y en el menisco lateral, hizo que su única aparición (contra Atlas) fuera su debut y despedida en este torneo. Habra que ver como se recupera y si volverá a contar con la confianza de Cardozo. Lo que si nos queda claro es que el Atlas participa en esta lista de forma directa o indirecta.

extranjeros petardos 2011

2. Jesús Meza

Otro “hurra” por el Atlas. El “Chiki” Meza proveniente de Venezuela y ex-jugador del Al-Ittihad, un par de años después de que Jared Borgetti anduviera por esos rumbos. Llegó en el mercado de verano, aportó 2 juegos como titular, 2 que entró como cambio, por supuesto que un cero REDONDO en su colección de anotaciones, además de su lechita y a dormir sin esperar más para el joven venezolando de 25 años que ya firmó contrato con el Caracas FC. Triste, muy triste.

extranjeros petardos 2011

1. Gastón Puerari

La fiesta del Atlas concluye con este petardazo, digno de ser partícipe en la lista de toda la historia en los petardos del fútbol mexicano. Cuando comencé a realizar esta lista, me sentía mal por el mal momento del Atlas y no podía creer que un equipo así estuviera en esta situación, digo, a pesar de llevan 34000 años sin salir campeón, posee una barra fiel y por bastantes pasajes en su historia, han desplegado un fútbol agradable al ojo del aficionado. Después de armar esta lista, me doy cuenta que se lo tienen merecido por tener reclutadores tan incompetentes. Gastón Puerari, uruguayo de 25 años de edad y proveniente del Chicago Fire, nos brindó uno de los peores desempeños que un extranjero ha venido a realizar a México en un torneo corto, por supuesto todavía por encima del de Carignano. El originario de Paysandú, debutó en la fecha 1 de titular contra Puebla con derrota y jugando sólo 45 minutos. En la fecha 2, ingresó de cambio en la derrota contra Cruz Azul 2 a 1, viendo acción sólo por 32 minutos. En la fecha 3, el Atlas ganó y goleó! ¿Y Puerari?… en la banca, ni un minuto dentro de la cancha. En la fecha 4, con buen ánimo en el vestidor, Puerari volvió a ver acción en la bombonera de Toluca aunque fueran sólo 20 minutos. En la fecha 5 nada. Fecha 6 nada. Fecha 7 nada… Fecha 17 nada. Como diría Don Martinoli: “¿Qué le pasó a Gastoncito?!”

¿Qué sorpresas nos traeran los equipos para el siguiente año? ¿Seguirá Carignano siendo el Rey? Habiendo tantos niños muriéndose de hambre en el mundo, desperdician fajos y fajos de billetes en estos muertos de hambre, valga la rebundancia.

 

 

Los peores 10 Jugadores Residentes del 2011

A sólo días de decirle adiós al 2011 y recibir con los brazos abiertos y unas cuantas copas encima el 2012, Third Yellow Card se  complace en presentar una gama de galadornes a lo más nefasto que hemos vivido en este año futbolístico. El día de hoy comenzamos con el conteo de los jugadores que ya llevan un tiempo (sino es que toda su carrera futbolística) jugando en tierras aztecas, pero que en especial este 2011 fue un verdadero desastre para ellos y simplemente dieron vergüenza partido tras partido.

Para algunos, el decrecimiento de su nivel futbolístico, fue una verdadera sorpresa. Para otros, sólo fue una continuación de su caída libre, como ya lo veníamos viendo en el 2010 e incluso todavía años atrás. Sin rodear más el asunto, éstos son los 10 peores jugadores residentes en el fútbol mexicano del 2011.

10. Edgar Iván Pacheco (Atlas/Tigres)

“Pachequito” o “El Negro”, como muchos le dicen, tuvo un año pésimo vistiendo los colores auriazules de Tigres. Todo debido en parte a la mala suerte y a las lesiones que lo acompañaron a lo largo del 2011. Edgar inició el 2011 con el pie derecho convirtiendo su primer gol vistiendo la camiseta nacional frente a Bosnia-Herzegovina el 9 de febrero, cuando José Manuel De la Torre le volvía a dar la confianza para regresar a la selección después del año increíble que tuvo con el Atlas en el ámbito local. Luego, en el mercado de pases veraniego, Edgar abandonó el club que lo vió nacer como jugador (Atlas). Mientras muchos lo ligaban con ofertas del fútbol lusitano, siendo más específicos, del Benfica y el Portúgese, además del trato casi cerrado que tenía con el Houston Dynamo, llegaron los de Nuevo León con una oferta a la cual no pudo decir que no. Así, con un contrato de 4 millones de pesos, el 2 de junio, Pacheco se enfundaba en los colores auriazules. Hizo su debut en la fecha 1 frente a Querétaro entrando de cambio al minuto 76 y cuando todo parecía que seguía en ascenso para “El Negro”, una lesión lo marginó del equipo, permitiéndole jugar sólo 6 partidos en todo el año y no anotar niun gol. Su premio de consuelo,  fue el campeonato que obtuvieron los de San Nicolás de los Garza, pero sabiéndole a poco debido a su nula participación en aquel trofeo.

Edgar Pacheco

9. Isaac Romo (Cruz Azul/Puebla)

El tapatío lleva un buen tiempo siendo candidato a ciegas para esta lista. Nadie es ignorante de las carencias de talento que sufre este delantero alto, letal con la cabeza pero triste con las extremidades inferiores. Aunque Romo es recordado por aquel torneo decente que tuvo con Querétaro, cuando el maestro Reinoso estaba al mando, además de aquel golazo de volea que le propinó al Puebla en la jornada 3 del Bicentenario 2010, se vino en picada al principio de este año cuando firmó por Cruz Azul y el equipo le quedó demasiado grande. En la segunda mitad, La Máquina se dió cuenta que Romo no era un jugador para ellos ya que al final sólo anotó 2 goles de 9 partidos, de los cuales 7 entró de cambio. Lo cedió a Puebla para el Apertura 2011, donde tampoco tuvo un desempeño digno teniendo exactamente los mismo números que en Cruz Azul.

Isaac Romo

8. Edgar Castillo (Puebla/América)

Lo del “Gringo” simplemente no tiene explicación. O tuvo mucha suerte en el inicio de su carrera con Santos o ha vivido uno de los bajones más impresionantes de la historia del fútbol mexicano. Yo, personalmente, me enriquecía verlo jugar en Santos y pensaba que era uno de los nuevos cracks en el balompié azteca. Me equivoqué y terrible. El nivel de Edgar no decrece en cada equipo nuevo que juega, sino que cae en caída libre constantemente, dando actuaciones horrendas, sobre todo en este año. Comenzó el 2011 fichando para el Puebla, en aquel equipo que intentó revivir el “Super” Puebla del Chelís, pero terminó siendo un completo fracaso. Con sólo 6 partidos jugados y 1 gol anotado, le dijo adiós extrañamente para vestir los colores del América, que se jacta a la hora de tener los peores visores del fútbol mexicano (de verdad, sus compras son las más ilógicas de todos los 18 equipos). En América fue algo digno de una película de terror. El Mexicano-Americano sólo jugó 2 partidos y no celebró ningún gol, algo triste para alguien que salió campeón años atrás siendo titular en un equipo de extraterrestres, mientras que las selecciones de USA y México se lo peleaban como representativo.

Edgar Castillo

7. Walter Jiménez (Puebla)

Hay momentos en que un jugador de fútbol debe de ser sabio y saber retirarse, y creo que este es el momento para “El Lorito”. Walter salió campeón con el Santos Laguna y luego su nivel se decrementó tristemente. Después de su paso por su natal Argentina, jugando para Gimnasia y Esgrima de la Plata, donde sólo vió acción en 9 partidos y sin convertir goles, Puebla pensó que podía rescatar algo en él y lo repatrió en tierras aztecas, cometiendo un grave error. Walter sigue sin anotar goles desde que abandonó el Santos Laguna y lleva 11 partidos en Puebla donde no ve niuna. La calidad de Walter es indiscutible, así como la de Cuauhtémoc Blanco, pero creo que ya es hora de que cuelgue los botines y ataque la portería de otra manera. Todos nos queremos quedar con los recuerdos de él en Veracruz o Santos.

Lorito jimenez

6. Adolfo Bautista (Chivas/Querétaro)

Seguimos avanzando en nuestra búsqueda del infame del año y empezamos a ver caras conocidas y criticadas en los medios en este 2011.  El año de Bautista fue una verdadera bazofia. En el inicio del 2011 finalizó su estadía 2.0 con Guadalajara, saliendo por la puerta de atrás con un desempeño peor que mediocre, jugando 3 partidos como titular, 6 entrando de cambio y sin conseguir ni una sola diana. El Querétaro lo recibió necesitando jugadores que pudieran aportar algo diferente para librar el problema del descenso y prácticamente jugando a la ruleta rusa con Adolfo. El resultado para el equipo no fue malo, ya que consiguió meterse hasta las semifinales del torneo, pero para Adolfo no fue bueno. Si bien terminó siendo titular en la liguilla, el año completo fue nulo para él. Debutó contra Tijuana a mitad del torneo y consiguió su primer y único gol en el último partido de la fase regular, lo cual le hizo ganarse la confianza de José Saturnino Cardozo y la titularidad. El resto del torneo calentó banca debido a lesiones y también a la no confianza del entrenador. El Bofo tiene calidad y la hemos visto muchos, pero hace tiempo que está peleada con ella y se ve difícil que vuelva a ser el Adolfo Bautista de la primera etapa con Chivas o mucho menos el de Morelia, cuando hacía temblar las defensas con Reinaldo Navia.

bofo bautista

5. Juan Carlos Silva (Necaxa/Pachuca)

El peor error de “El Torito” fue haber salido de Coapa. Tuvo un año horrible ya que casi no vió acción en sus equipos y las pocas veces que tuvo, realizó un desempeño para el olvido. Con Necaxa en el Clausura 2011 jugó  10 partidos y no anotó gol, compartiendo el fatídico descenso del cuadro hidrocálido. Sin embargo, no acompañó al equipo a la primera “A”, ya que Pachuca entró al rescate y lo anexó a sus filas. En Pachuca fue peor. Ha visto acción en 4 partidos entrando de cambió, hasta volviendo a ser relevado en uno de ellos, ante la escandalosa goleada de 5 a 0 contra los Tigres. Juan Carlos tuvo un gran inicio como muchos de los otros jugadores de la selección sub-17 campeona del mundo en Perú, pero también como la mayoría de ellos, la fama y el buen momento corto, les ha ganado por sobre la regularidad.

torito silva

4. Jonathan Bornstein (Tigres)

Lo de Bornstein es una de las historias más tristes de la gente que ha venido a jugar a México. Al tipo lo contrataron 6 meses antes de venir a México y lo hizo la directiva directamente sin consentimiento del entrenador que estaba en turno. Cuando llego a Tigres, jugó algunos partidos como titular al inicio y luego el Tuca Ferreti no lo incluyó dentro de sus planes. De ahí en adelante Bornstein fue disminuyendo sus apariciones de titular a entrar de cambio, de cambio a jugar sólo unos cuantos minutos finales, y de eso a practicamente no jugar. Este año fue el peor de todos para el Americano, ya que en el Clausura 2011 jugó sólo 7 partidos, de los cuales 4 fue titular y el resto entró de cambio. El Apertura 2011 ha sido exponencialmente peor. Bornstein no ha jugado NIUN solo partido, ni de cambio ni de titular. Jonathan es un jugador técnico y de mucho sacrificio, lo cual lo ha mostrado en la selección americana, ganándose la confianza del mismísimo Bob Bradley. Lamentablemente en México aún no lo ha conseguido con Ferreti.

Jonathan Bornstein

3. Braulio Luna (Pachuca/Tecos)

Braulio es un jugador que ha tenido una carrera envidiable para muchos, donde sus mejores momentos fueron en Veracruz y en San Luis cuando agarró su segundo aire y se colaron hasta la final del fútbol mexicano, perdiéndola ante el Pachuca. Luna decidió emigrar del San Luis y el mismo Pachuca le dió la oportunidad. Comenzó bien en el 2010 jugando de titular y aportando experiencia y asistencias al equipo. Sin embargo, el 2011 fue totalmente distinto para Braulio. En Pachuca comenzó a declinar considerablemente su nivel y aporte con el equipo, lo cual le valió la salida de la Bella Airosa para caer en Guadalajara y aportar su granito de arena en los Estudiantes Tecos, el equipo con más penas que glorias en el fútbol azteca. En Estudiantes tampoco la vió buena. Jugó 10 partidos de los cuales 5 entró de cambio, consiguiendo sólo 1 gol y 1 asistencia, haciendo quedar mal la admiración que causa escuchar su nombre debido a su glorioso pasado. Quizás su caso sea parecido al de Cuauhtémoc Blanco y ya sea hora de colgar los botines.

braulio luna tecos

2. Luis Alonso Sandoval

Si hay un jugador que puede pertenecer a esta lista cada año consecutivo, ese es el “Negro” Sandoval. Luis Alonso es un mal jugador, sin decisión y poca creatividad. Se ha agarrado de su velocidad (ya extinta) y sus gambetas poco ortodoxas, que alguna vez le funcionaron en Chivas y Chiapas al inicio de su carrera, para hacerse de un nombre y deambular en los diferentes equipos de la primera división vendiendo una “posible” buena temporada, que nunca ha llegado. Lo más triste del caso, es que Sandoval juega mal cada temporada pero además empeora entre torneo y torneo. En el Clausura 2011 descendió con Necaxa, participando en 9 encuentros sin conseguir anotación alguna en su estadía. Sorprendetemente, Morelia se fijó en él para el Apertura 2011 y le dió la oportunidad pensando en que podía aportar algo diferente. Los frutos cosechados fueron nulos y con tan sólo 6 partidos jugados y 1 gol, Sandoval fue un cero a la izquierda en la excelente temporada que tuvo el cuadro purépecha.  De lo que si estamos seguros, es que Luis Alonso debe de poseer el segundo mejor promotor a nivel nacional.

1. Miguel Layún

Bombos y platillos para nuestro número 1. Sandoval posee el segundo mejor promotor a nivel nacional porque este cristiano se puede jactar de tener al mejor ya que no solo alcanza niveles locales sino que también ámbitos internacionales. Miguel Layún es el caso más extraño de logros deportivos en la historia del fútbol mexicano. Surgió en el Veracruz y sufrió  el descenso a la primera “A” con los tiburones de la mano de Miguel Herrera. ¿Cómo le fue en la división menor a Miguel? Pues no jugó. El Atalanta de Italia lo esperaba para unirlo a sus filas (Explíquenmelo!!!). Después de 1 año y medio de andar rompiéndola (feo) en la ciudad italiana, Layún regresó como grande a México, con tinte y técnica europea, al único equipo capaz de comprar jugadores por nombre sobre talento. Layún llegó al punto de ganarse la titularidad en el América, pero el momento del equipo era uno de los peores en su historia. Y este año no fue la excepción. Layún tuvo un año espantoso, perdiendo la titularidad en el cuadro de Coapa en su momento más crítico, con un desfile de entrenadores con más recambios que uno de Victoria’s Secret. En la primera mitad del año, Layún jugó 15 partidos y no aportó anotación al equipo. En la segunda mitad su desempeño fue horrible, siendo marco de críticas y burlas a nivel NACIONAL. Miguel, hasta fue Trending Topic en Twitter con su famoso #todoesculpadelayun y la contracrónica hecha por Barak Fever, ha sido una de las más visitadas de todas las que ha realizado.

todo es culpa de layun

¿Qué nos deparará el 2012? No lo sabemos pero podemos estar seguros que el #2 y el #1, los volveremos a ver por acá el año entrante.

6 Enfermedades del Fútbol Mexicano

No es un misterio ni mucho menos una sorpresa que nuestro fútbol nacional esté estancado y viviendo una crisis de nivel en todos los aspectos. La pregunta que nos hacemos mucho se resume en un “¿A qué se debe?”, pero desde un pusto de vista personal y reformulándome esta pregunta, el camino iría más bien en un “¿Hasta cuando vamos a permitir ésto?”, ya que practicamente la mayoría sabemos cuales son las razones o meollos que están carcomiendo al balompié local, y aún estando informados, nos esforzamos arduamente en mantener nuestra postura de brazos cruzados y no hacer nada al respecto, primero en un esquema personal y luego en uno global.

Con el pasar del tiempo seguimos creyendo ingenuamente que la solución a un problema es un cambio de cara (o de caras), por lo cual nos llenamos de tristeza y coraje al ver que los resultados no se están obteniendo, pero al mismo tiempo nos regocijamos internamente porque bien sabemos que pronto nos tocará colocarnos nuestra capucha de verdugo y caminar lenta pero ansiosamente hacia la degolladora para culpar y cortar cuellos a diestra y siniestra, al fin y al cabo, en el deporte de la crítica hacia un tercero, somos campeones mundiales invictos.

enfermedades del futbol

Oye, pero yo no se porqué estamos tan jodidos!

No hay problema. Sabemos que hay personas que simplemente no entienden aún la causa de nuestras tragedias futboleras o que simplemente dan por entendido que el fútbol azteca “es así” y que probablemente estén esperando con ansias el siguiente mundial en Brasil para, en caso de que México acceda a los Cuartos de Final, salir desenfrenadamente de su sillón hacia el Ángel de la Independencia a festejar como si no hubiera mañana ya que el “logro más importante en la historia del fútbol nacional” se ha logrado. Digo, ya quisiera Estonia, Luxemburgo, Kuwait y Bolivia llegar a esa instancia.

Con la materia prima que tenemos, debemos atrevernos a pensar más allá. Lamentablemente, esa materia prima, en el 70% de las veces se atrofia debido a la variedad de epidemias y enfermedades que pasean como Pedro por su casa en el sistema futbolístico nuestro. La solución no tiene una guía de “Como levantar el fútbol Mexicano”, sino que simplemente depende de que tanto podemos hacer trabajar nuestras mentes (mentes limpias) para sacarle provecho a lo que cultivamos en esta tierra. ¿En qué nos basamos para hacer ésto? Simple. El primer paso es reconocer el problema. Cuando reconoces una adicción, enfermedad o problema interno y estás dispuesto a buscar la forma de tratarlo y luego darle seguimiento consciente, el misterio se transforma en objetivo y la incertidumbre en procedimiento.

enfermedad en el futbol

Oye, pero si tanto te quejas, apoya con una solución.

Me encanta quejarme porque así les abro los ojos a los demás. ¿Soluciones? Las soluciones se derivan de la raíz del problema. Es por eso que a continuación voy a presentarles las 6 enfermedades del fútbol mexicano.

1. Pienso, luego despido.

¿Por qué Santos pasó de estar a 1 partido de descender a quedar campeón 1 año después? Constancia y confianza. Daniel Guzmán llegó al club lagunero con una sola misión: Salvar al equipo del descenso. Tuvo una primera mitad de torneo espantosa y vió la guillotina muy de cerca. Sin embargo, los señores de corbata tuvieron una decisión atinada y sensata, por lo que “El Travieso” obtuvo la confianza para seguir al frente del plantel. Lo que vino fue sencillamente increíble. Salvó al equipo del descenso, lo coló a la liguilla mediante el (infame) repechaje eliminando al San Luis, aunque luego quedó eliminado por el Pachuca. Con constancia y confianza, Daniel Guzmán hizo el mejor torneo corto en la historia del Club Santos en el Apertura del 2007 y terminó de lider general. No quedó campeón por esas cosas extrañas que nuestro querido Doctor Jaime Maussan investiga y crea una parafernalia día con día (y yo recuerdo perfectamente ese partido de vuelta en la semifinal contra Pumas, que Santos escenificaba de manera perfecta el desembarco de Normandía por parte de los Aliados), pero mantuvo el hambre que le dió el campeonato en el Clausura 2007, frente al eterno subcampeón, es decir, el Cruz Azul. Y no solamente fue Daniel, sino que también lo hizo Hugo Sánchez en el bicampeonato con Pumas, Ferreti en el campeonato con Pumas y este último con Tigres, Meza con el Pachuca galáctico del 2006, y la lista sigue. El factor común es la confianza al sufrir un lapso de malos resultados y la constancia, cuando se obtiene la confianza y se genera una mejoría en el accionar y vestidor.

entrenador exitoso

2. Pienso, luego cobro.

Los síntomas se manifiestan en la presencia de parásitos. Y no cualquier parásito, sino que uno que tiene un agujero en el estómago y no se llena nunca. Los jugadores están malacostumbrados a jugar por la P de Pesos y no la P de Pelota o Público.

Si me pagas bien, a ver si rindo lo que prometí. Si me pagas mal, no vas a ver nada. Entonces, se crea un ambiente en el que billete manda espectáculo, y bien sabemos que ésto nunca ha comprado el buen fútbol. ¿Por qué San Luis se salvó del descenso en el Clausura 2006 y llegó a la final? ¿Por qué Ciudad Juárez se salvó del descenso y llegó a la semifinal en el Clausura 2009? ¿Por qué Puebla, con el simple hecho de portar medias en la cabeza para emular a su técnico que soltaba lágrimas por ellos, llegó a la semifinal? ¿Por qué Querétaro se salvó del descenso y llegó a la semifinal eliminando al superlider? Porque los jugadores jugaban por algo más que el dinero. Caso contrario: hay muchos. América, Tigres y Cruz Azul representan perfectamente este ejemplo.

3. Parásitos.

Cria cuervos y te arrancarán los ojos. O en este caso sería: “Trae cuervos y te arrancarán los ojos”. Pienso que muchos están de acuerdo que los mejores buscadores de talento pertenecen a Jaguares y a Tecos. Si no lo habían visto de esa forma, simplemente echen a volar sus recuerdos y  vean que la mayoría de extranjeros que han triunfado en México, el primer equipo al que llegan, es uno de estos dos. ¿Y los demás? Por supuesto que hay excepciones, pero en la mayoría de los casos, llego a una conclusión como ésta: O eficientan costos en la institución contratando buscadores de talentos de la federación mexicana de Rugby, o simplemente son muy descarados y hacen sus cochinadas corruptas a plena luz del día con los promotores. Madre mía! Si les dijera como se me pone la piel chinita de preocupación y miedo cuando escucho los nombres de Guillermo Marino, Maximiliano Biancucchi, Federico Higuaín, Yulián Anchico, Danilo Vergne, Everton Cardoso, Daniel Bilos, Lucas Castomán, Sebastián Taborda, Diego Alonso, Federico Domínguez, Eliomar Marcón, Los 5 Yugoslavos del Puebla, Rolando Zárate, Sandro Sotilli, Carlos Casartelli, PERCY COLQUE, Erwin Ávalos, Walter Guglielmone, Ariel Bogado, Lucas Barrios, Gonzalo Choy, Joel Soto y me emociono para seguir toda la noche.

jugadores petardos

"Federico Higuaín, hermano de Gonzalo"

4. Here comes the money.

¿Para qué jugar en Europa o invitar equipos africanos con la selección nacional, si puedes jugar en el Rose Bowl, Toyota Park, Home Depot Center o el Pizza Hut Park (entre otros) contra Venezuela, Ecuador, Guatemala, Honduras, Canada, Panamá, Cuba, Ñupi, Valedores, Lakers, Shohoku, Misioneros de Cristo y el equipo de Venga La Alegría… UNA Y OTRA VEZ?!

Los dólares nublan la visión de los que respiran billetes, mismo que (desafortunadamente) son teloneros del sistema futbolístico aquí. Puede ser tomado en cuenta como dinero para inversión al fútbol mexicano, pero… ¿en qué lo invierten? Ah si, qué estúpido: El sueldo de Eriksson.

5. Cubo Torres = Nuevo CH14… WTF???

La sopa de cada día. ¿Se acuerdan de Juan Pablo “El Loquito” García?¿O de Edoardo “El Roberto Carlos Mexicano” Isella? Talento hay en México, el problema es que aquellos que están en crecimiento y desarrollo deportivo, dan 1 o 2 partidos buenos (como Isella) o torneos buenos (como García) y la prensa junto con el público los inflan más que a Kirby. El jugador, con su mentalidad limitada e ignorante, siente que ha conseguido un objetivo y entra a una zona de comfort en la cual superarse le implica una cierta incomodidad, por lo tanto, vive un cuento de Cenicienta por algún tiempo y cuando ve que no todo era color de rosa, se da cuenta que es demasiado tarde para enderezar el rumbo. Si no, pregúntenle a Jair García, Sonny Guadarrama, Ever Gúzman, Hector Altamirano, Moctezuma Serrato, Juan Carlos Medina, Alonso Sandoval y el representante número 1, Don Alberto Medina.

jugadores que se inflan

"Kirby (para los que no lo conocían)"

6. ¿Somos Compadres o qué?

El “compadrismo”, rasgo autóctono de las culturas latinas, se presenta a diestra y siniestra en el deporte más hermoso del mundo. Lo podemos observar en todas las categorías, desde el niñito que juega porque su papá es el entrenador del equipo hasta el viejo que ya no da una pero va al mundial de Alemania 2006 porque el entrenador es su suegro. El efecto repercute 10 veces más en los casos con niños o jóvenes en desarrollo, porque al fin y al cabo, árbol torcido desde la raíz, no se endereza. Por lo tanto es nuestra misión evitar torcer las oportunidades de los buenos talentos que encontramos a cada rato en cada rincón de la república.

¿Qué nos queda por hacer ahora entonces? La verdad es que muchos ya conocen estas enfermedades o al menos algunas de ellas, pero nadie hace o dice nada ya que estamos bastante cómodos. A la larga encontramos lo que buscamos, o sea, diversión, dramatismo y sobre todo, vivir con la esperanza (la cual es real) de que nuestro equipo sea campeón, ya que por más mal que juegue, siempre tendrá oportunidad de llegar a lo alto debido a los puntos mencionados anteriormente. Esto es lo que yo llamo un “Amor de Idiotas”. Cuando nuestro equipo logra el éxito a nivel local, todo el sistema podrido que está por debajo, nos importa un pepino y tres chayotes. La decisión está en nuestras manos como grupo conjunto. ¿Podremos hacer que nuestra voz y nuestras acciones generen jóvenes talentosos catalogados como joyas mundiales y algún día ser campeones del mundo? ó ¿Enrique Peña Nieto saldrá electo Presidente de la República, seguiremos leyendo la Biblia y celebraremos algún día el pase de México a Cuartos de Final?

mexico campeon del mundo

Somos iguales y tan diferentes… una pelota nos une.

Sudamérica, tierra de oportunidades y de injusticia, de altiplanos y amazonas, del hincha y del devoto cristiano. México, tierra de oportunidades y de injusticia, de desiertos y rivieras, del aficionado y del fanático religioso. Hablamos el mismo idioma, pero como cada acento en cada región, el deporte más hermoso del mundo varía junto con él. En el español azteca le llamamos futbol y allá abajo se escucha como fútbol (o fúhbol, como muchos lo hemos pronunciado por años). La acción de patear un balón aquí o allá puede ser tan simple, pero no para una persona que ha vivido casi la mitad de su vida en tierras aztecas y el resto de ella en suelo andino.

Yo y mis amigos, en uno de los tantos "México vs Chile"

Cuando llevas casi 9 años viviendo en un país, que no es el tuyo pero hablas el mismo idioma y la sensación de ver un balón rodar es semejante, aprendes a identificar los rasgos distintivos de cada estereotipo de jugador, árbitro, hincha, periodista, DT, familia del hincha o persona cuyo andar en la vida gira en torno al fútbol local. Es entonces cuando te das cuenta que la palabra GOL suena y sabe distinto ya sea gritado en la bombonera de Boca a la bombonera de Toluca. No es un misterio que el primer regalo de un bebé latino es una pelota, sin embargo, el cómo desarrollamos nuestra vida en torno a la redonda es la gran diferencia entre el norte y el sur.

En Chile, la gente nace gritando gol. Pocos son los que consiguen escapar a la decisión obligada de representar los colores del “Cacique” (Colo-Colo), la “U” (Universidad de Chile) o los “Cruzados” (Universidad Católica), así como los equipos que consiguen triunfar sin llevar estos nombres. Si vives en la capital y eres de un equipo pequeño de moda como el Audax Italiano o la Unión Española, te miran como si fueras puertorriqueño y escucharas Rock. Ni que decir si te gusta un equipo de provincia, o sea, “en serio, pobrecito. Mejor apoya a un equipo de la liga boliviana”. El fútbol chileno es muy peculiar. Peculiar porque somos muy buenos y somos muy malos, somos fanáticos a morir e indiferentes cuando las cosas no resultan.

El culpable de este sentir han sido las múltiples alegrías y traumas que nos ha brindado la selección nacional o los equipos locales. Traumas como aquella eliminatoria para el mundial de Corea-Japón 2002 que nos dejó en el último lugar de la tabla, por debajo de aquella Venezuela de los viejos tiempos (la que se comía 4 o 5 pepinos hasta del representante de Guyana Francesa) con unos números espantosos con 3 partidos ganados, 3 empatados y 12 perdidos. Sin embargo, una de esas 3 victorias fue contra Brasil y por 3 a 0… de esas cosas inexplicables que por más que le des vuelta, ni Jaime Maussan te libra de la duda. Como olvidarnos de aquel Colo-Colo del 2006 que jugaba mejor que el Barcelona de Messi en Play Station. Un tridente asesino, con el “Mati” Fernández (nacido en Argentina), el “chupete” Suazo y el “niño maravilla” Alexis Sánchez, arrasaron con Huachipato, Coronel Bolognesi, Alajuelense, Gimnasia y Esgrima de la Plata, Toluca y… el Pachuca se quedó con la copa. Bueno, fue un golpe duro para los chilenos y para el “Mati” también, que entró en depresión y nunca volvió a ser el mismo 10 que hizo que hasta un Argentino comentara en televisión abierta: “Che, Mati… por qué no vestís la albiceleste por el amor de Dios!”. Alegrías las hemos tenido. Cuando clasificas a un mundial donde eres un perro de la calle y juegas contra Rottweilers , Boxers y Pitbulls para luego escuchar tu himno nacional en un estadio de Sudáfrica, es razón suficiente para soltar una lágrima y reir, sentir la felicidad genuina.

El Rottweiler porta una camiseta celeste y hace uso de su “garra charrúa”. Aquella garra que por muchos años se ha figurado en la mente de la mayoría como un Diego Lugano pateando al delantero o múltiples Gargano, Diego Pérez y Pereira, pensando que están jugando contra los All Blacks. Yo vi la verdadera garra. La vi en el “Soccer City”, junto al llanto y sonrisa de Luis Suárez y la sonrisa y llanto de Asamoah Gyan. Para mí, un país que logra sacar piernas talentosas y envidiables en un número abundante y constante de entre 3 millones y medio de habitantes, no es de admirar, sino que de gritar con el alma y soltar una lágrima de orgullo, cada vez que el balón cruza la línea.

Asamoah Gyan y uno de los momentos más emocionantes que he visto.

Al Bóxer le dan la pelota mucho antes que a los demás: en la sala de parto. Este individuo juega y baila al mismo tiempo. Es la muestra viviente del “Ginga” o “Jogo Bonito”. La mayor fábrica exportadora de piernas futbolísticas solo sonríe y juega. Desde Pelé hasta Neymar, pasando por Zico, R9, Ronaldinho, Kaká y muchos más, portando siempre el estereotipo de persona con una sonrisa en la cara, multifuncional y que te pone el balón donde se lo pidas (excepciones siempre habrá. Lo siento Alex, Felipe Melo y Dunga). Brasil es el país del fútbol a nivel mundial.

El Pitbull es odiado por todos. A nadie le causa gracia y sabes que si te descuidas, te morderá. Este ente respira, habla, suda y vive fútbol. Equipo al que se enfrenta, es un clásico. Tu naces en Argentina y te enseñan dos cosas: El fútbol es tu religión y Diego es tu Dios. Odiados siempre lo serán, así como envidiados por la clase y pasión con la que su vida gira en torno a la redonda. Argentina es capaz de sacar jugadores que desprecian la camiseta y solo juegan por el olor de los billetes como Batistuta, jugadores que son capaces de representar y salir campeones con selecciones mejores que la misma albiceleste como Trezeguet y Camoranesi, jugadores que a pesar de cometer error tras error, tienen hasta su propia religión como el gran Diego y marcianos de otra galaxia que simplemente uno no se explica como pueden jugar de una manera tan perfecta como Messi y Aimar. Factor común: todos son unos genios dentro de la cancha.

El resto, vive su realidad con asombro o resignación. Algunos con las esperanzas puestas en Pizarro, Vargas y Farfán, otros viviendo el mejor momento de su historia y portando la Vinotinto con un orgullo desmesurado, algunos saliendo del cuento de la cenicienta ecuatoriana que duró 8 años y 2 mundiales, además de los que siguen con recuerdos empolvados de aquel Diablo Etcheverry y el mundial de USA ’94, sin olvidar a los que comienzan a ver un equipo como aquella máquina metegoles en las épocas de Pablo y Andrés Escobar, con un “Pibe” que fue traído al mundo por los dioses, o silenciosos pero efectivos como el pueblo guaraní, con Roque de salida, Cabañas disparado en la cabeza pero un Tacuara que la rompe donde juega.

Un semillero de jugadores donde el objetivo primario es cruzar el charco y cobrar en euros. ¿Y los que no pueden? Viva México Cabrones!

Mis compatriotas sudamericanos llegan a México, algunos a cobrar, otros a romperla. Los ídolos y villanos siempre han existido, sólo que aquí en México este título se adopta en una rapidez y cantidad exponencial. Una de cal por una de arena. Cementeros llorando por la partida de César Delgado, tiempo después los mismos con la sonrisa de oreja a oreja con la salida de Bianccuchi. Americanistas entregándose en cuerpo y alma a Claudio López, tiempo después aventando huevos a los autos de Castroman, Bilos y “SUPER” Richard. Mi corazón Tigre ha hecho que se me haya pasado por la cabeza mandar a hacer un lanzadardos con la cara de Guillermo Marino, pero luego me acuerdo de las jugadas que nos brindaba Gaitán y Silvera, más las de Lobos en la actualidad, y cuelgo el teléfono. Aquí se juega con un balón y no una pelota. El “aficionado” te va a gritar a la cancha, no el “hincha”. El “Venga!” reemplaza al “Vamoh!” en el palco, mientras que el “Si se puede!” es el sustituto del “Poné Huevoh!” en galería. Estadios llenos hasta en la segunda división (tu no Tecos) donde la cerveza forma parte fundamental de este escenario, cosa que en Sudamérica se aceptará el día en que Schwarzenegger reemplace a Obama en la Casa Blanca.

The biggest mistake in history.

En México, la decisión de vestir y representar un color es más fácil. No porque los equipos grandes no existan, sino porque la irregularidad es más constante que la misma participación de la selección nacional en las copas del mundo. Irregularidad constante que equivale a 8 campeones diferentes en los últimos 10 años. Y a diferencia de Sudamérica, si eres de un equipo provincial (a excepción de los Tecos, Jaguares o el “ascendido”) no eres raro. Ya seas seguidor de las masas (Guadalajara, América, UNAM, Cruz Azul), de hueso colorado (Monterrey, Tigres, Atlas), seguidor local (Morelia, Querétaro) o de los que viven del pasado (Puebla, León, Necaxa), tendrás 10,000 detrás de ti, pase lo que pase.

Alegrías y Traumas, por supuesto han ocurrido también. Aquí la peculiaridad es que las tristezas las brindan los grandes y las alegrías los jóvenes. ¿A quién no se le forma un nudo en la garganta de coraje y frustración cuando recordamos a McBride y Donovan gritando sus goles en el estadio Jeonju? El “Hijo”, el “siempre te ganamos”, el “dedícate al Basquetbol y al Beisbol” nos dejaba fuera en nuestro juego. 4 años después nuevamente lo mismo, o sea, ¿quién nos explica que la pierna derecha de Maxi Rodríguez se usó una vez para subir a un autobús en Avellaneda y una vez para hacernos llorar con un golazo de 30 metros en los tiempos extras? Sí, siempre a México. Si, jugamos como nunca y perdimos como siempre. Y no nos bastó, sino que nuevamente 4 años después, el odiado Pitbull (con la ayuda del árbitro) nos mandaba de vuelta para la casa. Si se preguntan en este momento “¿Por qué este Chileno habla de México en primera persona del plural?”, es porque tengo un tatuaje con la bandera de México y de Chile con tinta en mi brazo derecho, además de otro sin tinta en mi corazón.

El ansiado "5to Partido"

Entonces… ¿siempre nos quedamos en el “ahí nomás”? No. Muchachos de 17 o 16 años tienen que venir a enseñarnos que el talento existe pero la mentalidad se pule a sudor de sangre. El “hermano de Alejandro Vela” o “el Ronaldinho mexicano” lo hicieron una vez en el 2005. El “del turbante en la cabeza” lo volvió a repetir en el 2011.

La pelota es redonda, ya sea en Tijuana o en Ushuaia. ¿Somos diferentes? Sí. ¿Jugamos diferente? Sí. ¿Lo vivimos diferente? Sí. Pero al final, el fútbol es el fútbol. Te acostumbras y te vuelves parte de él, como en todo otro aspecto de la vida. Cuando te vuelves ciudadano de dos culturas, te da igual “meter un caño” o “hacer un túnel”, “echar una reta” o “jugar una pichanga”, odiar a Juvenal Olmos u odiar a Hugo Sánchez. Yo en lo personal, visto la “Roja” o la “Verde” con el mismo orgullo y quiero seguir pensando que la gran diferencia entre ambos es que en México te enseñan a meter un gol con un cambio de juego de 35 metros, en Sudamérica te enseñan a meter un gol habiendo hecho un “caño” o una “bicicleta” primero. Para mí eso es lo bonito del fútbol, una jugadita, un descarado que falta el respeto.

Lo ideal es que algún día salga el Simón Bolivar del fútbol y generemos una sola patria futbolística.

Balas y Bolas.

Ganas de llorar y de golpear a alguien es lo que siento ahora. Una sábana de vergüenza me cubre del frío queretano esta noche después de lo acontecido este sábado en el TSM. Vergüenza no por ser mexicano (porque no lo soy), sino que por ser un amante empedernido del fútbol. Ver a jugadores, técnicos, auxiliares, árbitros, baloneros, periodistas, edecanes, padres, abuelos, niños y hasta los perros correr con miedo en medio de un partido de fútbol simplemente te quita el aliento de la boca y te cubre de agua fría, esa misma agua fría que toqué una tarde lluviosa en la reserva nacional Chiloé, en el sur de Chile, y que te quita la respiración en 1 segundo.

A quién le pregunto el porqué? A los narcotraficantes y sicarios que mancharon el nombre del fútbol mexicano en un hecho histórico y mundial? No. Me matan. A las autoridades policiacas que velaban por la seguridad de aquel evento tanto afuera o adentro del estadio? No. Me matan. Al Gobierno? No. Me mato solo esperando una respuesta. Gente, por favor, el fútbol es un factor social gigante, conecta países y culturas en todo el mundo y seremos vistos y juzgados por lo que reflejamos hacia afuera. Lamentablemente lo malo siempre vende y llama la atención, al mundo ya se le olvidó que fuimos campeones del mundo sub-17 y probablemente los titulares de hoy fueron “México, fútbol a balazos” y en el pequeño espacio al final del noticiero agregaron “Ah, si. México, tercer lugar en el mundial sub-20”. Entonces, ante la no respuesta de los culpables y autoridades, solo nos queda reirnos (como lo hacemos siempre de las cosas inhumanas que suceden aquí) o por primera vez tomar cartas en el asunto. Dudo mucho que lo segundo pase.

Solo me queda levantarme mañana y vivir con esta frustración al igual que todo el pueblo mexicano, seguiremos gritando, llorando y patealeando, y como siempre, sin saber respuestas y sin cambiar nuestras mentalidades. Al final de la semana (como todas las cosas malas de México), ésto será una anécdota más y lo asimilaremos a nuestro folcklore como un “Es que es México, así es aquí.” sin saber el daño que le estamos provocando al fútbol y al país, un daño mucho más grande que un balazo. Hablo como mexicano porque me siento mexicano después de vivir tantos años en este país, la decisión está en nuestras manos y mentes. El miedo se nos va a ir en unos días, pero espero que la rabia, la vergüenza y sobre todo la cordura no se les vaya en ésta semana ni en la que sigue, por lo menos a mí no.

En el fútbol se vive y se sonríe, no se mata y se llora. Y los únicos disparos que deben de haber, son los que van a la portería y hacen que todos gritemos de alegría, no de miedo.