Dios es Uruguayo

“Al Maracanazo vamos a dejarlo quieto. No se pueda tocar, ya está.” .- Óscar Tabárez

No pude dormir bien y he sudado frío toda la noche. Suena el reloj por fin y me despierto de estar despierto. Salgo de un sueño para vivir otro el día de hoy. Dios es uruguayo. Soy zurdo, pero del nerviosismo me he lavado los dientes con la mano derecha y a la hora de hacer mi maleta, me queda apretada con mi equipamiento, esperanzas, nervios e ilusiones. Sofía me vuelve a decir “Vos podés”, como lo hizo hace 8 años cuando nos tuvimos que separar… no saben lo que significa esa frase para mí. “Vos podés” llegar a la primera. “Vos podés” irte a Europa. “Vos podés” cambiar una fecha histórica como 1950 por 2010. “Vos podés” hacer historia. Decime que no puedo y sólo lograrás que lo haga mejor.

El Soccer City me recibe como un doctor en un parto. Todavía no despierto y no entiendo nada. Un negrito me guía a donde debo vestirme. Todavía no despierto y no entiendo nada. “Vamoh, vamoh carajo” gritan Diego, Maxi y Diego. Todavía no despierto y no entiendo nada. “No se puede tocar, ya está!” dice El Maestro. Todavía no despierto y no entiendo nada. “El Maracanazo Lucho! El Maracanazo! Despertá! Vos Podés!”. Ahora todo tiene sentido. Me pongo los f50 y la remera 9, y despierto.

La mano de Luis Suárez y el mejor partido de Sudáfrica 2010

Como te explico que, cuando estás viviendo un sueño despierto, las piernas no responden, la mente y la boca no se traslapan y que el corazón late más rápido que un doble pedal del baterista de Stratovarius. ¿De dónde sacan ese ímpetu y coraje estas Estrellas Negras que visten de blanco normalmente pero hoy andan de rojo?… Como te explico que lo único negro y blanco que tenemos en la mente, son las imágenes de nuestros momentos de gloria en el antaño, mostrados con orgullo por nuestros padres y abuelos.

Nos empieza a llover sobre mojado. A Jorge me lo pintan de amarillo y no estará con nosotros en la próxima. Diego nos abandona y es cómo si en una partida de ajedrez, te comen al caballo. Y cuando tengo la oportunidad de calmar las aguas y comenzar la historia, Kingson me manda a tomar por culo con un manotazo. Luego llega el descarado que en el último segundo de los primeros 2820, manda a Fernando para un lado, a Don Jabulani para el otro y al pueblo charrúa al piso. ¿Pero quién te creés que sos, Muntari?

A Jorgito me lo tumban como hoja de caña de azúcar cortada por un peruano y es el momento en que, a expensas que nuestro Caballo está en la lona, llega nuestra Reina, de nombre Diego también, para que nos devuelva la sonrisa, el hambre y la esperanza a los 11 en la cancha, a los casi 20,000 en el estadio y a los cerca de 3.250.000 que nos bancan a morir en los 176,000 km2 celestes.

Después de 2 horas de estarnos pegando y persiguiendo, ahora las piernas no responden pero por cansancio. Y nuevamente, llega un descarado que nos quiere tumbar en el último minuto cuando no estamos listos para abandonar el barco. No, Señor! No esta vez. No le puedo hacer esto a Sofía y a Delfina, que ni siquiera la conozco pero ya la amo. Cuando creen que pueden reir, bailar y gozar, les voy a recordar que la Mano de Dios no es argentina ya que por el día de hoy, sólo por hoy, DIOS ES URUGUAYO.

La mano de Luis Suárez y el mejor partido de Sudáfrica 2010: Uruguay vs Ghana

Mi mente está en blanco y sólo veo una tarjeta roja, donde intento reclamar cosas que no se pueden reclamar. Veo a Mensah saltando cual niño de 5 años en Disneylandia, veo a mis compañeros atónitos y con la mirada pérdida, y veo al pueblo ganés con unos ojos con lágrimas llenas de esperanza y alegría. Estoy destrozado. Me quieren echar del terreno pero no quiero. No quiero abandonar a mis hermanos, no quiero abandonar a mi pueblo, no quiero abandonar este sueño. No estamos listos para irnos. Me llevan a la fuerza, envuelto en lágrimas de tristeza, dolor, coraje y frustración. No quiero irme! No quiero defraudar a mi pueblo! Sólo denme 2 minutos más, se los pido por favor!

Estoy destrozado. Cuando pienso que no hay vuelta atrás, llega el bendito travesaño para transportar mi sentir al cuerpo del remera 3 con apellido Gyan. Mi mente está en blanco y sólo puedo gritar, saltar y gozar. Ahora esos ojos de lágrimas llenas esperanza y alegría, se las he robado al pueblo africano para devolvérselas a mi gente. Aquel 1% de esperanza que teníamos cuando me la decidí jugar, la tuvimos. Dios es Uruguayo. Aunque sea sólo por hoy, que importa.

Ahora lo dejamos a la suerte. En cada penalti te querés desmayar. Ahora lo dejamos a la suerte… la suerte de un Loco. ¿Pero quién te creés que sos, Abreu? Que te mato si lo fallás. Que te amo si lo metés. Pero que va mi hermano… “Vos Podés!”. La alegría que le he dado a mis compañeros y a mi gente, vale más que la historia que hemos hecho el día de hoy.

Me voy ahora del terreno, pero me quedaré en la mente de mi pueblo por siempre.

Sofìa es la esposa de Luis Suárez y Delfina es la hija, quien en Sudáfrica 2010 aun no nacía. “Diego” o el “Caballo” es Diego Lugano. “Diego” o la “Reina” es Diego Forlán. “Maxi” es Maximiliano Pereira y “Jorgito” es Jorge Fucile.

Advertisements